Cepillo para cepillado corporal

El cepillado en seco consiste en cepillar la piel seca con un cepillo de cerdas naturales. Además de exfoliar permite estimular la circulación sanguínea.
La idea es favorecer un suave masaje que elimine las células muertas. 

Indicaciones de uso: Realizá un cepillado corporal antes de la ducha cada mañana o los días que quieras. 
Comenzá por los pies en sentido ascendente, en dirección al corazón. Primero las pantorrillas (hasta la rodilla), luego los muslos, después de los glúteos, las caderas y, finalmente, el abdomen. En la zona de las caderas, los glúteos y el abdomen, realizá movimientos circulares para conseguir activar la circulación mientras exfoliás. Después seguí por los brazos, también en sentido ascendente.
Se pueden utilizar cepillos con diferentes firmezas para distintas partes del cuerpo.
Tratá de no ejercer más presión de la que el simple cepillado ejerce para no dañar la piel. Hay que evitar quemaduras solares, heridas y demás zonas sensibles al roce.
Las personas con problemas y enfermedades de la piel como rosácea, eccema o psoriasis no deberían recurrir a esta técnica de exfoliación.

Beneficios: Favorece una piel más luminosa y de aspecto más firme embelleciendo el aspecto de la piel. Activa la circulación en la zona cepillada. Favorece la aborción de los productos aplicados posteriormente ya que elimina las células muertas. Disfrutar de un masaje placentero con el cepillo.

Cepillo corporal

$1.400
Cepillo corporal $1.400
Entregas para el CP:

Medios de envío

Cepillo para cepillado corporal

El cepillado en seco consiste en cepillar la piel seca con un cepillo de cerdas naturales. Además de exfoliar permite estimular la circulación sanguínea.
La idea es favorecer un suave masaje que elimine las células muertas. 

Indicaciones de uso: Realizá un cepillado corporal antes de la ducha cada mañana o los días que quieras. 
Comenzá por los pies en sentido ascendente, en dirección al corazón. Primero las pantorrillas (hasta la rodilla), luego los muslos, después de los glúteos, las caderas y, finalmente, el abdomen. En la zona de las caderas, los glúteos y el abdomen, realizá movimientos circulares para conseguir activar la circulación mientras exfoliás. Después seguí por los brazos, también en sentido ascendente.
Se pueden utilizar cepillos con diferentes firmezas para distintas partes del cuerpo.
Tratá de no ejercer más presión de la que el simple cepillado ejerce para no dañar la piel. Hay que evitar quemaduras solares, heridas y demás zonas sensibles al roce.
Las personas con problemas y enfermedades de la piel como rosácea, eccema o psoriasis no deberían recurrir a esta técnica de exfoliación.

Beneficios: Favorece una piel más luminosa y de aspecto más firme embelleciendo el aspecto de la piel. Activa la circulación en la zona cepillada. Favorece la aborción de los productos aplicados posteriormente ya que elimina las células muertas. Disfrutar de un masaje placentero con el cepillo.